Beneficios del bienestar animal para la producción ganadera

El bienestar anima en el sector agropecuario contempla tres aspectos importantes; los referentes al correcto funcionamiento del organismo (que los animales estén correctamente alimentados y sanos), el estado emocional del animal (ausencia de sensaciones negativas como estrés o miedo), y que sea capaz de expresar conductas normales relativas a su especie.

El sector ha apostado rotundamente, por cumplir y potenciar esta normativa sobre el bienestar animal, tan estricta yendo más allá de las exigencias.

De esta forma el bienestar del sector repercute en todos los eslabones de la cadena desde la granja, transporte y sacrificio hasta la industria y comercialización lo que supone, en definitiva, que cuando consumamos carne de cerdo de capa blanca o sus derivados consumamos productos de máxima calidad, saludables, seguros y producidos con bajo impacto ambiental y atendiendo al bienestar de los animales.

Apostando por el bienestar animal nuestros ganaderos no solo han mejorado las instalaciones de las granjas sino el trabajo y la percepción social. Un esfuerzo que certifica que los productos que llegan a cualquier consumidor del mundo son seguros y de calidad. Lo que ha motivado el crecimiento de un sector basado en la competitividad y en la calidad.

Para poder lograr el bienestar animal existe la necesidad de las 5 libertades

  • Libres de hambre y sed (agua fresca, apaga para consumo animal y una dieta saludable)
  • Libres de malestar físico y térmico (viviendo, permaneciendo o moviéndose en un ambiente que permita protección y descanso)
  • Libres de enfermedades y lesiones (prevención y tratamiento rápido)
  • Libres para poder expresar un patrón de comportamiento normal (disponiendo de un espacio adecuado y compañía de especie)
  • Libres de miedos y angustias.

Recomendaciones para mejorar el manejo:

1.Trabajar sin auto, evitando los gritos.

2.Mover a los animales en los grupos pequeños.

3.Eliminar las picanas eléctricas, los palos y fustas.

4.No usar perros, salvo que estén entrenados para el trabajo con ganado.

5.No agredir a los animales, ni presionarlos físicamente, evitando apretarlos o aglomerarlos.

6.Dejar abierta las puertas que impiden el retroceso.

7.Eliminar los elementos visuales de distracción que hacen que los animales se frenen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top