Caballo de Vaquería, ¿cómo aprovecharlos al máximo?

Para muchos de nosotros, el caballo es un mal necesario del que nos olvidamos en el día a día y solo nos acordamos de él cuando nos surge algún problema; con eso en mente vamos a darles unos cuantos consejos sobre su mantenimiento que nos permitirá aprovecharlos al máximo.

Lo primero que debemos tener en cuenta es el horario de trabajo, lo óptimo es que por cada vaquero del rancho que use caballo en su trabajo se tengan como mínimo dos animales, y como mínimo ya que si uno de los caballos es viejo o es yegua, si se prenden preña, eso va a requerir con un caballo extra.

Con caballos jóvenes es recomendable trabajarlos dos días por uno de descanso y caballos adultos un día por medio, obviamente dependiendo del trabajo y el manejo que se les dé.

Esta práctica es muy común, los vaqueros deben agarrar un caballo temprano, por ejemplo en una lechería, y traigan las vacas para ordeñar, amarren el caballo y después de la ordeña regrese el ganado.

El caballo está diseñado para comer la mayor parte del día, e incluso la noche, su sistema digestivo requiere de la ingesta continua para obtener los nutrientes necesarios del pasto y de su correcto funcionamiento. Es muy común que el caballo se le un poco de agua pero no coma durante todo el día hasta que lo sueltan, de esta forma el caballo come toda la noche, pero no es suficiente para cubrir sus necesidades.

Esto se soluciona muy fácil, si lo amarran en un potrero, es necesario que sea con una cuerda larga al piso y permite comer durante el tiempo que no va a estar trabajando y si esta en el corral tener un espacio donde amarrarlo con pastora disponible, solo ese pequeño detalle puede hacer que el caballo se mantenga en condiciones adecuadas para el trabajo.

Otro factor de gran importancia es el equipo de trabajo para el caballo, cinchas, sillas, etc. Como ganaderos no tomamos en cuenta la conformación de nuestros caballos en el momento de comprar una silla, o compramos lo que hay en el momento y creemos que con eso es suficiente y ahí es donde cometemos el error.

Un punto que muchas veces dejamos de lado pero que es muy importante, es que en la mayoría de los ranchos ganaderos es la sanidad de los caballos, es de suma importancia llevar un buen esquema de vacunación, con las vacunas básicas como tétanos, derrengue, influenza y encefalitis equina. También no debes olvidarte de preguntar a tu veterinario si existe alguna otra enfermedad que afecte los caballos en la zona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top